Consejos para el despacho de aduanas
Despacho de aduanas
6 minutos

Consejos para el despacho de aduanas: 3 buenas y malas prácticas

Evita retrasos o gastos inesperados

En 2020 se han enviado a nivel mundial unos 4.000 paquetes por segundo. Unas cifras vertiginosas, más aún con el panorama cambiante del e-commerce actual y el enorme incremento de los envíos internacionales.

Esto quiere decir que tú, como vendedor online, también tendrás que enviar cada vez más paquetes al extranjero. Si envías productos dentro de la Unión Europea no tienes que preocuparte por las aduanas ni sus posibles costes. Pero desde el momento que compras o vendes productos fuera de la UE también deberás encargarte de las cuestiones aduaneras. Eso te va a llevar mucho tiempo, y además te costará también dinero. Para que puedas familiarizarte con el tema, vamos a empezar explicándote cómo funciona y en qué consiste el despacho de aduanas.

 ¿Qué es exactamente el despacho de aduana?

El hecho de que un paquete sea despachado por la aduana en realidad solo significa que tus productos serán entregados en breve a tu cliente. De hecho, finalizar el trámite aduanero indica que la mercancía ha sido liberada para que prosiga su tránsito. Es posible que el consumidor tenga que pagar costes adicionales tras el despacho de aduana: los llamados gastos de despacho.

Oficialmente, la aduana puede retener un paquete durante un máximo de 30 días. Si no vendes nada ilegal, el paquete llegará sin novedad a la ubicación de tu cliente. Lamentablemente, no es posible ponerse en contacto con la aduana si tienes cualquier duda relacionada con tus envíos. A continuación, te explicamos qué tres cosas están mal hechas si quieres evitar que la aduana te retenga los paquetes, y te ofrecemos tres consejos que sí debes poner en práctica para optimizar el proceso de despacho de aduanas.

Mal: No comiences a vender fuera de Europa sin estar preparado.

Cuando un paquete pasa por la aduana, pueden aplicársele cargos adicionales. Por lo tanto, es esencial prepararse bien para el proceso aduanero. Evitarás sorpresas inesperadas, tanto para ti como para tu cliente. El proceso aduanero consta de tres etapas:

1. Control de seguridad

La aduana realiza un control de seguridad de todos los paquetes. Comprueban si la importación de estos productos está permitida en el país de destino. Si no es así, la aduana retendrá tus paquetes.

2. Despacho del paquete

Una vez que tu paquete haya pasado con éxito el control de seguridad, será despachado en la aduana. Durante esta etapa se calculan y comprueban diversos factores, como las formalidades aduaneras, el IVA, los derechos de aduana y cualquier otro coste (por ejemplo, los derechos medioambientales). El destinatario del paquete debe pagar directamente estos costes.

3. Entrega del paquete

Si todos los documentos están en orden, una vez se hayan calculado todos los costes la aduana liberará el paquete. A partir de ese momento el envío llegará sin más demora al domicilio del consumidor. Ten en cuenta que todo el proceso de despacho de aduanas puede durar varios días. ¿Quieres saber más sobre el despacho de aduanas, el IVA, los derechos de importación u otros trámites? Ponte en contacto con uno de nuestros expertos.

Bien: preparar los documentos

Si quieres evitar retrasos en la frontera y dejar a tu cliente esperando más tiempo, es importante que tengas la documentación preparada de antemano.

  • Factura comercial: Incluye en la factura comercial toda la información que necesitas. La aduana utilizará esta factura para clasificar y procesar el envío.
  • Documentos aduaneros: Cuando la aduana inspecciona tu envío, es obligatorio que el paquete incluya los documentos aduaneros.
  • Certificado de origen: Basándose en un certificado de origen (CO o COO, por sus siglas en inglés), un país puede decidir si acepta o no que se importe un producto a su territorio. El certificado de origen también permite al país comprobar si es aplicable el arancel NMF (nación más favorecida). Este arancel suele ser más bajo que el arancel general de importación. Normalmente dentro de la Unión Europea no es necesario el certificado de origen.

Una factura comercial correcta y completa es la clave para un despacho de aduanas rápido y sin problemas. La aduana necesita esta información para determinar los posibles derechos e impuestos de importación. Por lo tanto, rellenando correctamente la factura comercial evitarás retrasos en los envíos y tiempo de espera para el consumidor.

¡Y un consejo más! Describe la mercancía de forma muy explícita en la factura comercial. La descripción debe indicar qué producto es, de qué está hecho y para qué se utiliza (si tiene alguna utilidad práctica). Anota el valor de los productos en la moneda descrita en la factura.

Mal: Declarar un valor incorrecto

Para maximizar los beneficios de tu tienda online, es lógico que siempre estés evaluando en qué áreas de tu negocio puedes ahorrar costes. Por esta razón, algunas empresas de comercio electrónico deciden falsificar la información de la documentación de aduanas, por ejemplo, indicando un valor del paquete inferior al real. De este modo, los vendedores esperan pagar menos impuestos de importación o incluso evitarlos. ¡No te recomendamos que hagas esto! Si la aduana pone en duda tu valoración, esto puede conllevar retrasos y multas. Esta mala práctica puede generar las siguientes consecuencias:

  • Que te pongan una multa por evasión de impuestos. En el peor de los casos, pueden incluso acusarte de impago de impuestos.
  • Que te confisquen el paquete.
  • Que los costes sean mayores. Si declaras un valor inferior a la aduana sin aportar pruebas, la aduana puede hacer una estimación propia del valor de los productos. Esto puede aumentar los costes.
  • Que el seguro no cubra los daños. Si un paquete se pierde o se daña, se te reembolsará su valor según el importe anotado en el paquete. Por lo tanto, te puedes arriesgar a que el seguro no cubra todos los daños.
  • Que te ganes una mala reputación. Los clientes pueden dejarte valoraciones negativas si tienen que pagar más debido a un fraude aduanero o una multa.

Bien: Ser transparente con los costes (adicionales)

Como vendedor online siempre debes tener muy presentes las expectativas de tus clientes. Especialmente en el caso de las tasas de aduana, ya que dependiendo del Incoterm que elijas, tus clientes podrían tener que pagar por sus paquetes.

Si el cliente no sabe de antemano que hay costes adicionales, quizás rechace el paquete a la puerta de su casa. Y tú, como vendedor, no solo debes hacerte cargo de los gastos de devolución, sino que también eres el responsable de pagar las tasas de aduana. Pero esto es en lo que menos sales perdiendo, porque hay bastantes posibilidades de que pierdas también al cliente. Por lo tanto, sé siempre transparente en cuanto a los posibles costes adicionales que conlleva el envío de paquetes internacionales. Según las investigaciones, conseguir un cliente nuevo cuesta hasta cinco veces más que retener a uno ya existente. ¡Razón de más para fidelizar a tus clientes y ser transparente con los costes!

Mal: Enviar productos prohibidos

Lo último que desea un vendedor online es que la aduana le retenga los envíos. Tú tienes la responsabilidad de cumplir con la normativa gubernamental vigente del país al que envías tus paquetes. Para evitar retrasos o paquetes rechazados, ten en cuenta que por lo general no está permitido el envío internacional de los siguientes artículos:

  • Ropa y productos electrónicos de marcas conocidas sin derechos de venta
  • Alimentos y bebidas para el consumo humano
  • Fármacos y medicamentos
  • Plantas y semillas
  • Armas y cuchillos
  • Productos químicos
  • Dinero en efectivo y tarjetas bancarias
  • Baterías para bicicletas eléctricas y otros vehículos
  • Baterías externas
  • Juguetes prohibidos (por ejemplo, los llamados “fidget spinners”)

Bien: Ahorrar tiempo y dinero

Para asegurarte de que tu proceso de envío se desarrolla sin problemas y los paquetes llegan a tiempo, puedes trabajar con B2C Europe. Nosotros dirigimos las operaciones entre el remitente (en este caso tú como vendedor online), los transportistas y tus clientes.

Pero, ¿cuáles son las principales ventajas de trabajar con B2C Europe?

B2C Europe es tu socio independiente en materia de logística. Tenemos nuestra propia red de distribución y almacenes. Esto te permite acceder a los principales transportistas de Europa a través de un solo punto de contacto. Así ahorras dinero gracias a nuestro volumen de compras, y tiempo, porque recogemos y devolvemos tus paquetes por ti. Podrás centrarte en tu negocio, puesto que ya no tienes que negociar con los transportistas. Trabajamos con transportistas como Correos, Hermes, LaPoste, DHL, PostNL, DPD y UPS. Una solución a medida para tu empresa, con una sola integración.

¿Realizas transacciones comerciales fuera de la UE? También te preparamos las facturas aduaneras necesarias y te asesoramos sin compromiso sobre tus envíos de exportación e importación. Además, controlamos todos los envíos, manteniendo un contacto directo contigo y con los transportistas para evitar cualquier problema durante el transporte.

Ponte en contacto con uno de nuestros expertos para analizar el caso de tu negocio en particular.

¿Ahorra en costes logísticos y aumenta tu facturación?

Optimiza tu estrategia transfronteriza y entra fácilmente en nuevos mercados de e-commerce.

Solicita una consulta gratuita

Continuar leyendo:

Menú