The future of online shopping
e-commerceSostenibilidad
4 minutos

El futuro de las compras online

¿Estás preparado para afrontar el panorama pos-COVID-19 del comercio electrónico?

Recientemente hemos hablado sobre si la entrega y la sostenibilidad son compatibles en el comercio electrónico. Desde que comenzó la pandemia han cambiado muchas cosas en el panorama eCommerce mundial. ¿Para siempre? Es muy probable que sí. La COVID-19 no solo ha cambiado cómo y dónde compramos, sino que también ha tenido un gran impacto en el «consumismo ético». No cabe duda de que el poder colectivo de los consumidores obliga incluso a las empresas más lucrativas a prestar atención a cuestiones como el medioambiente y la responsabilidad social. Pero cuando las tiendas están cerradas y la única opción para conseguir un determinado producto es que te lo entreguen en la puerta de tu casa, aunque la consecuencia sea más tráfico en las carreteras, ¿la gente sigue tomando decisiones de compra basadas en el origen de los productos o en los valores éticos de los vendedores?

Las investigaciones realizadas sobre los consumidores online demuestran que sí lo hacen. Las elecciones que limitan la huella medioambiental siguen estando por encima de las decisiones pragmáticas. La utilización de menos embalaje, la reducción de la huella de carbono y los vehículos de reparto ecológicos parecen seguir siendo tan importantes como antes de la pandemia.

La ética de una empresa desempeña un papel activo en el comportamiento de compra

La entrega internacional a domicilio es el área del comercio electrónico que tiene el mayor impacto desde el punto de vista medioambiental. Cuantas más entregas de pedidos se realicen, más camiones habrá en las carreteras realizando trayectos para los consumidores. Con su servicio de entrega «Amazon Day», Amazon pretende aportar su granito de arena y ofrecer una opción más ecológica a su servicio Prime de entrega al día siguiente, permitiendo a los clientes seleccionar un día único para recibir todos los artículos que han pedido.

Lamentablemente, en Europa más del 50 % de los camiones circulan parcial o totalmente vacíos. Utilizando este espacio desaprovechado, la entrega podría ser más ecológica y menos costosa. Aumentar la eficacia de la logística de última milla es una solución imparable que también puede beneficiar a los particulares. Aunque la combinación de cargas es una tendencia reciente en la logística, constituye una forma importante de optimizar el uso de los equipos. Además, si se organiza adecuadamente,obviamente este nuevo método de entrega contribuye a la reducción de las emisiones de CO2. ¡En B2C Europe hemos conseguido elevar la tasa media de llenado al 73 %!

Cabría esperar que la entrega de última milla fuese un tema en que los consumidores ecorresponsables estuvieran más dispuestos a presionar a las marcas. Pero en la práctica el comportamiento de los consumidores parece ser un poco más ambiguo.

Por otro lado, si se les diera la oportunidad de cambiar algo en el comercio electrónico, la mayoría de los consumidores querrían que se prestara más atención al medioambiente.

Generalmente, los compradores online otorgan gran importancia al país de entrega de un producto a la hora de comprar. Sin embargo, en esto podría influir tanto la preocupación por los plazos de entrega largos desde países lejanos como la intención de elegir una opción más sostenible. Por otro lado, si se les diera la oportunidad de cambiar algo en el comercio electrónico, la mayoría de los consumidores querrían que se prestara más atención al medioambiente. Pero seguimos viendo que la mayor demanda en cuanto a las compras online incluye una entrega más rápida o más barata.

Entonces, ¿cuál es el futuro del comercio electrónico después de la pandemia?

A medida que el mundo empieza a mirar más allá de la pandemia de COVID-19, una cuestión clave que se plantea es cómo será el éxito en este nuevo mundo en el que nos adentramos, y de qué ingredientes estará compuesto.

Durante gran parte de la pandemia, la mente de los operadores comerciales ha estado centrada en la supervivencia a corto plazo y en satisfacer las necesidades inmediatas de sus clientes. Ahora debemos mirar más allá y preguntarnos qué innovaciones y tendencias emergentes serán las que probablemente den forma al comercio en un mundo posterior a COVID-19. Ya hemos visto cómo después de la pandemia la mayoría de los compradores se sienten más cómodos utilizando la tecnología digital y planean utilizar más canales de compra digitales en el futuro. ¡Esta es una clara señal para que las marcas y los vendedores se suban al carro de la innovación digital y avancen con ella!

Se espera que la demanda de innovación de los consumidores siga adelante. Pagos digitales, compras sin checkout, tiendas sin colas. Los consumidores también quieren que la tecnología digital se imponga en las tiendas físicas. Y qué decir de los minoristas y las marcas que utilizan el historial de compras y los datos sobre preferencias para enviar a los consumidores muestras gratuitas de productos. Esto significa que seguiremos ampliando los límites de hasta dónde se puede utilizar el rastro de datos que dejas en internet para predecir las preferencias de compra.

En cualquier punto geográfico al que dirijamos la vista, los marketplaces lideran el camino, ya sea Amazon en Occidente o Taobao en Oriente. Este tipo de plataformas está entendiendo cómo prestar el servicio adecuado. Atraen y retienen a los consumidores desde el momento de ofrecerles inspiración, pasando por la búsqueda de productos hasta la compra. Pero la historia no termina aquí.

Por mucho que la idea de comprar todo en un solo lugar atraiga a muchos consumidores, los marketplaces no son la suma de todo lo que quieren los compradores digitales. La mayoría de los consumidores siguen queriendo tener la opción de poder comprar la misma marca tanto en una tienda física como online. En el transcurso de la pandemia, los canales directos al consumidor de las marcas han gozado de mayor popularidad. Y las aplicaciones de entrega ofrecen una solución de cumplimiento de última milla que podría revolucionar el comercio minorista del mismo modo que lo ha hecho el sector de la restauración. Está bastante claro que todavía hay oportunidades para que las marcas prosperen en un mundo digital, incluso aunque los marketplaces gigantescos sigan creciendo.

Conclusión

Para aprovechar las oportunidades disponibles las marcas y los vendedores deberán centrarse en una estrategia omnicanal equilibrada, que incluya tanto el canal online como el offline como partes complementarias de un todo mayor, en lugar de darles atención por separado. Se necesita voluntad de adoptar las innovaciones y nuevas tecnologías en cada etapa del recorrido del cliente, así como de trabajar con socios al mismo tiempo que se impulsa la propia oferta. Por encima de todo necesitarás un profundo conocimiento de tu mercado, de tu cliente y de tu buyer persona y de las condiciones locales y regionales, para que sepas cómo responder mejor a los retos planteados en el panorama del comercio electrónico pos-COVID-19, y para sentar las bases del éxito futuro.

¿Te interesa saber cómo puedes optimizar tu proceso de entrega?

Habla con nosotros

Continuar leyendo:

Menú